Con mejores precios, nuevos aires para la ganadería argentina

diciembre 15th, 2009 by plucia

Por Carlos Marín Moreno

Al final llegó. La suba de precios de la hacienda, tantas veces anunciada a lo largo del año, se concretó a principios de diciembre, y promete no volver atrás. ¿Cuáles son las causas de este comportamiento? «Además de las posibilidades de retención que provocan las lluvias, hay un agotamiento estructural de la oferta de novillos y vacas por la venta anticipada y forzada por la seca», apunta un consignatario de la cuenca del Salado. En ese sentido, Ignacio Iriarte, director de Informe Ganadero, afirma que toda una camada de novillos pesados se ha agotado y no existen perspectivas de que la oferta de esa categoría se recupere por meses y, quizá, «por años».

hereford

Agrega que «a medida que las lluvias se generalicen y la situación de los campos tienda mejorar favorecidos por la estación, la oferta de novillos y vacas tenderá a caer, no a repuntar». Por esa razón, los exportadores han encerrado 180.000 novillos en feedlots propios y de hotelería, para poder participar de la cuota Hilton que se abre. La salida de novillitos de las islas les ha permitido hacerse de muchos lotes recriados. Las vacas también muestran valores firmes por efecto de la demanda para invernada y para repoblar: «Hay tres millones menos de vientres que hace tres años y se convertirán en una categoría estrella por la demanda de exportación, exacerbada por la falta de novillos», adelanta el consultor.

***

Mientras tanto, el pésimo servicio de la primavera pasada ha traído como consecuencia una parición atrasada, y dará lugar a una fuerte baja en la cantidad de terneros destetados en el próximo otoño, que llegará a 11 millones, contra 14 millones de 2008 y 15,3 de 2007. «El servicio actual puede ser tan malo en su resultado como el anterior, lo que asegurará una escasez de carne hasta fines de 2012», vaticina Iriarte. Esta primavera recibirá servicio 10% menos de vacas que el año pasado por la alta faena de vientres originada en el desaliento de los ganaderos y por la alta mortandad de vacas debido a la seca.

Además, las pérdidas preñez-destete serán récord en todo el país por la desnutrición extrema de las vacas, terneros muertos al nacer o a los pocos días de nacidos o por haber muerto la madre. Puede llegar a 13-15%, contra 7-9% de un año normal. Por otro lado, como producto de la falta de reposición por dos años consecutivos, el rodeo de cría nacional ha envejecido. Asimismo, el estado de los toros es similar o peor al de las vacas, lo que también está generando complicaciones en el servicio de 2009.

Fuente: Diario La Nacion, 12 de diciembre de 2009

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *