El ternero se calentará en primavera

Miércoles, julio , 2011

    Fuente: La Voz del Interior

    Si bien no se espera una suba abrupta del valor de la invernada, el segundo semestre del año vendrá con actualización de precios. Ignacio Iriarte. Por Ignacio Iriarte (Analista del mercado)

    Hay un mercado estable, con cotizaciones que hace ya ocho meses, con sus más y sus menos, han encontrado un techo y un piso. Un techo, dado por los límites que pone el consumo interno y una oferta superabundante de sustitutos baratos: el consumo de pollo ya roza los 40 kilos. Un piso dado por una oferta históricamente muy baja: 900 mil cabezas de faena mensual, contra 1,1-1,4 millones mensuales de los años recientes.

    Hay más vaca por la época del año en que estamos; a diferencia de los meses anteriores, en que esta categoría salía casi toda gorda, ahora hay mucha manufactura y conserva, producto de los tactos y de la llegada de los fríos. Pero esta oferta tenderá claramente a caer con el paso de las semanas. Hay novillo pesado, porque todavía está saliendo cruza del norte, pero ya pasó la sobreoferta derivada de la evacuación de las islas y en pocas semanas más terminará de salir todo lo que se retuvo en los últimos meses. Hay poco liviano de feedlot que vale muy bien: en enero-marzo habría ingresado al feedlot 60 por ciento menos que en igual período de 2010, y esa reducida entrada es la que hoy se está sintiendo en el mercado del gordo premium. En abril y mayo, y si bien no hay datos, se estima que la entrada a los corrales se aceleró notablemente, a favor del pico de la zafra de terneros y a favor de una relación invernada/gordo, al menos en términos nominales, cercana al “1 a 1”. Cualquiera sea el volumen de ganado que haya entrado a los corrales en los últimos 60 días, está claro que el nivel de ocupación –y de oferta futura– está muy abajo de los años anteriores. Los feedlots descuentan que con el paso de las semanas tenderá a encarecerse la invernada, cuya oferta empezará a caer dentro de 15-20 días, y en el mercado del gordo se comenzará a ver para julio buena cantidad de hacienda encerrada entre marzo y fines de mayo.

    El ternero pisará firme. Igualmente, se confía que el efecto “puerta 12” será este año de menor intensidad que años anteriores, y que el faltante general de gordo limitará cualquier baja abrupta de precios para los animales encerrados; muchos corrales ensayarán una recría, a campo o con silaje de maíz o dietas de restricción, para poder agregar más kilos a los animales y demorar la salida para más allá de agosto. Todos imaginan que a partir de julio la reposición se pondrá nuevamente muy difícil, tanto en disponibilidad como en precio. No pocos desconfían en que la enorme cantidad de campos vacíos en las islas lleve a que el precio de la invernada se recaliente en la primavera.

    No se espera una suba abrupta del valor de la invernada, porque para entonces estaremos encima de las elecciones, pero se considera que al igual que el año pasado, el criador que tenga terneros en el segundo semestre sólo los venderá si se los pagan sensiblemente mejor que ahora.

    Si el mercado de hacienda va a ser este año más “pastoril” y menos “feedlotero”, no habría que descartar que se vuelva a presentar la estacionalidad histórica, con faltantes de gordo a la salida del invierno. No puede descartarse que la faena del próximo semestre sea más baja que la de igual período del año anterior: durante junio-diciembre de 2010 salieron animales (especialmente machos), producto de destetes (2007-2008), mucho más abundantes que los actuales.